0.6. Las historias se repiten y la sangre nueva, renueva2018-12-04T12:54:50+00:00

0.6. Las historias se repiten y la sangre nueva, renueva.
El verano se acaba, o al menos, la intensidad de los meses de julio y agosto. Y empieza el nuevo año para muchos y muchas, que inauguran un nuevo curso.
Hace casi cuarenta años (son un montón de años, ya, auque vividos no lo parecen tanto), era a nosotras a quienes compraban cartera, estuche y libros nuevos. A las pequeñas, sin embargo, no se nos aplicaba lo de nuevo. Heredábamos libros, babis, estuches y cualquier otra cosa que se pudiera reaprovechar, lo cual estaba muy bien, aunque no lo viéramos así en ese momento . Y eso no hacía que fueramos más infelices, empezaba fase nueva y eso siempre prometía.
Ahora somos nosotras las que compramos las mochilas, estuches y demás abalorios estudiantiles para nuestros hijos e hijas, o les ayudamos con la mudanza para el nuevo curso y son ellos y ellas, los que se marchan cuando acaba la temporada.
Y nos quedamos con un regusto agridulce porque la sangre nueva renueva, y el verano nos ha permitido conocer a nuestros jóvenes en otro ámbito que jamás habíamos compartido con ellos: currando.
Por una parte, han visto de primera mano, lo que tantas veces nos han oído contar; historias interminables de nuestras aventuras y desventuras veraniegas dignas de toda una serie de éxito. Y por otro, para nosotras, ha sido como ver a sus abuelos, o a nosotras mismas, en un remake.
Cuarenta años después, hemos podido ver cómo no sólo se transmite información genética de generación en generación, también maneras, dejes, frases hechas, manías, sentidos del humor, preferencias culinarias, gestos, andares y pesares.
Es el encanto que tienen las empresas familiares, que generan empleos que tocan mucho más profundamente al personal.
Este año nos han acompañado Jeroni y Carles, en los desayunos, y Pepa y Manel, que no aparecen en la foto, de vigorizadores familiares. Y hoy nos dejan. Se marchan para seguir con su vida en las ciudades en las que han elegido estudiar y formarse, “para no tener que dedicarse a la hostelería”, que decían sus abuelos. Y con una sonrisa recordamos esa frase y con otra, los despedimos, porque ahora nos queremos más, si es que eso es posible.
Y no sabemos si eso que hemos vivido, por otra parte, inenarrable, como las historias verdaderamente buenas, ha sido experimentado por nuestros huéspedes, pero queremos pensar que sí.
A pesar de las decepciones de quienes viajan decepcionados y gracias a las personas que rezuman buenrollismo, el verano ha sido intenso y enriquecedor. Y nos hemos reído mucho.
Nos despedimos de nuestro personal veraniego con mejor sonrisa que con la que empezamos.
Y os seguimos esperando.
Feliz nuevo año.
Volver

Contact Info

c / SAN PERE 28 | 03590 ALTEA | ALICANTE

Teléfono: +34 965 840 800 | +34 966 940 900

Web: Visit Us Online