NOSOTRAS2018-12-09T20:21:08+00:00

Nuestra Historia

Nos criamos en el hotel.

Nuestros padres y madres trabajaban de sol a sol en vacaciones de Navidad, Pascua, verano, fines de semana y fiestas de guardar. Era un hotel familiar y muchos clientes solían repetir año tras año. Así que aquello era una gran familia. Los menores de metro y medio, formábamos una panda numerosa: nueve prim@s , decenas de niñ@s extranjer@s, vecin@s y español@s de otras latitudes que veraneaban aquí todos los años.

Nuestros padres y madres acababan de trabajar sobre la medianoche y nosotr@s andábamos jugando libremente hasta esas horas, e incluso más tarde, mientras ell@s tomaban una copa en la terraza del hotel, con l@s amig@s y l@s clientes que también se habían convertido en amig@s. 

Estamos hablando de los años setenta. Altea, como toda la costa mediterránea, era un paraíso para l@s aleman@s y frances@s que venían a pasar sus vacaciones. Se mezclaban con la gente de aquí, con la que, a nivel cultural, tenían poco que ver: l@s español@s vivíamos en una dictadura que nos anclaba en el pasado y el turismo era un fenómeno nuevo que fuimos conociendo con los años, lo que no impedía que diéramos lo mejor de nosotr@s a esa gente que nos miraba con curiosidad y cierta envidia, creo, de nuestra inocencia comercial.

Comíamos paella en la playa con nuestr@s clientes, les invitábamos a nuestros cumpleaños y comuniones.

Recordamos a nuestros padres y nuestras madres trabajando siempre con alegría, felices. Seguramente porque el contacto humano y el feedback que recibían les alimentaba y les hacía sentirse bien. Conocían mundo sin moverse de casa y entonces no existía internet.

En invierno, nos escribíamos con nuestr@s amig@s extranjer@s y cuando volvían en vacaciones, siempre nos traían regalos que aquí era imposible encontrar. Todavía conservo un scrabble de viaje que nos regalaron y puedo decir que a día de hoy sigue siendo mi juego de mesa favorito.

Con apenas ocho años, muchos de nosotros éramos perfectamente trilingües (¡lástima que no fuera el inglés lo que estuviera de moda!). Conocimos mundo antes incluso de empezar a viajar y aprendimos que la tolerancia sólo se consigue con conocimiento.

La cuestión es que el turismo y el paisaje han cambiado mucho desde entonces. La masificación convirtió el turismo en un negocio más, igual que tantas otras disciplinas.

Y no deja de ser curioso que sea tan de actualidad la necesidad de convertir el turismo en experiencia. Esto no es nada nuevo para l@s que crecimos en este negocio. Sabemos que simplemente tenemos que recuperar nuestra buena fe y volver a ser lo que éramos y que sin darnos cuenta hemos ido perdiendo por el camino.

Nos dijeron que estudiáramos para no tener que dedicarnos a la hostelería, que era muy sacrificada.

Y estudiamos. Diversas disciplinas, y en el caso de mi familia, ninguna relacionada con el negocio familiar.

Y han pasado los años. Y desde nuestras respectivas experiencias puedo decir, creo que sin temor a equivocarme, que en mi casa, llevamos el turismo en la sangre. Que nuestra voluntad de volar a otros mundos, a otros campos de actuación, nos ha hecho converger, al final, al sitio de donde venimos. Y esto lo digo con gran satisfacción y sin pizca de resentimiento. Personalmente, me ha servido para entender realmente de qué pasta estamos hech@s. Somos animales tremendamente sociales. Y la web 2.0 nos aporta muchas cosas pero no el contacto humano del que hablo.

Vivimos en un lugar en el que siempre hay una turista o un turista cerca. Durante todo el año tenemos a mano la posibilidad de conocer gente nueva, hablar otras lenguas, aprender nuevos platos de cocina, compartir experiencias con gente distinta que vive en mundos distintos, pero que comparte con nosotros el amor por nuestra tierra. Y siendo tan tremendamente fácil, parece que habitemos mundos paralelos..

Nuestr@s visitantes se mueven en otro plano y nuestro contacto es meramente comercial. Ese desperdicio es la razón por la que la segunda generación de aquella que abriera el Hotel Altaya, retoma la actividad.
Con ilusión y mucho, pero que mucho cariño, abrimos el Hotel Altaia, pero esta vez, con nuestro verdadero nombre.
¡Os esperamos!
RESERVAS

Contact Info

c / SAN PERE 28 | 03590 ALTEA | ALICANTE

Teléfono: +34 965 840 800 | +34 966 940 900

Web: Visit Us Online